man hands with paper menRECUPERACIÓN EMOCIONAL

Después de la mastectomía puedes experimentar unos sentimientos de pérdida personal. El tiempo requerido para adaptarse a esta situación variará considerablemente, en parte debido a la propia filosofía de la mujer, pero también a la cantidad de ayuda y de compresión que recibas de los demás.

En estos momentos tendrás muchas cosas en tu mente. Acabas de sufrir una operación que ha cambiado tu apariencia física y quizás tu autoimagen. Puedes preguntarte como influirá la operación en tu vida y en tus relaciones personales. Incluso puedes tener dudas sobre cómo actuar ante tus familiares y amigos.

La expresión de tus sentimientos a tu médico y seres queridos constituye una importante cura emocional. Si intentas resolver tus problemas tú sola muchos saldrán perdiendo: tú perderás la oportunidad de expresarte, tu familia y amigos no podrán compartir tus dificultades y ayudarte a superarlas y tu médico no será consciente del apoyo que necesitas para conseguir una rápida adaptación a tu mastectomía.

Recuerda que tu familia y amigos pueden ofrecerte una gran ayuda. Sin embargo, ellos seguramente no saben cómo demostrar su interés por tí. Tu puedes ayudarles expresando tus sentimientos.

Relaciones personales

Muchas mujeres se han casado después de sufrir una mastectomía. Las relaciones íntimas están basadas en el amor, confianza y atractivo mutuos, experiencias comunes, intereses compartidos y otros múltiples sentimientos. Una mastectomía no necesariamente ha de cambiar tales sentimientos. Si tienes pareja estable, recuerda que tus cualidades las sigues teniendo y que después de la operación seguirás siendo la persona a quien tu marido ama y disfruta. Por ello debes ser tú quien dé el primer paso y dejarle ver tu cuerpo tan pronto como sea posible, pidiéndole, por ejemplo que te ayude a vestirte, lo que hará disminuir vuestra ansiedad. Puedes aumentar la cercanía de vuestra relación hablando sobre los cambios ocurridos en tu cuerpo, aceptándolos y reafirmando vuestra alegría al estar juntos.

También debes indicarle cuándo reanudar las relaciones sexuales ya que seguramente tu marido no sabrá cuando hacerlo y no lo hará hasta pedírselo tú. A menudo las mujeres interpretan este comportamiento como rechazo. Puedes prevenir malentendidos dejándole ver que sigues necesitándole y que es importante para tí saber que aún te encuentra atractiva.

Tus hijos

Los niños reaccionan de diferentes maneras ante las enfermedades.

Es importante que seas sincera con tus hijos y les expliques la situación. Así, los pequeños no se sentirán abandonados cuando ingreses en el hospital, ni atemorizados cuando regreses sintiéndote deprimida y débil. Diles la verdad del modo más sencillo y positivo posible. Ten cuidado de no agobiarles dándoles más información de la necesaria. Anímales a que hagan preguntas y comentarios.

La comunicación abierta con tus hijos os ayudará a aceptar la enfermedad.

Apariencia externa: reconstrucción de la mama

Cuando la herida haya cicatrizado debidamente (tu médico te lo dirá), podrás conseguir un “pecho falso” llamado prótesis. La prótesis ha de tener el mismo tamaño, forma y peso que tu pecho sano. Podrás usarlo con vestidos, trajes de noche e incluso bañador. De este modo solucionarás el problema de tu apariencia externa.

Es importante que escojas la prótesis y el sujetador que más te convengan. Tómate el tiempo que necesites y asegúrate de que estás cómoda y satisfecha con ambos. Tu marido o una amiga pueden acompañarte. Ellos te ofrecerán el apoyo que necesitas.

Recuerda que la Asociación también puede aconsejarte en la elección de la prótesis a través de alguna socia y/o voluntaria.

La reconstrucción de la mama:

A algunas mujeres les resulta difícil adaptarse al uso de una prótesis externa o a la asimetría producida por la cirugía. No hay momentos especiales ni fechas concretas para realizar la reconstrucción, en algunos casos es posible hacerla a continuación de la mastectomía, en otros más adelante. Los resultados estéticos poco tienen que ver con el tiempo que se tardó en tomar la decisión después del diagnóstico y varían en función de la constitución física de la mujer

Técnicas quirúrgicas de reconstrucción:

  • Reconstrucción con colocación de prótesis: Se coloca un expansor tisular debajo de la cicatriz, lo que permite un estiramiento lento y progresivo de la piel hasta conseguir un volumen suficiente para colocar una prótesis de silicona o suero salino. Posteriormente se reconstruye el pezón con anestesia local.
  • Reconstrucción con uso de injerto: Esta técnica usa tejidos de la propia mujer. El injerto puede proceder de un músculo de la espalda o del abdomen. Es una técnica compleja y , por tanto es aconsejable ponerse en manos expertas.
  • Técnica mixta: Consiste en la utilización de un injerto, generalmente procedente de un músculo de la espalda y a la vez, en la colocación de una prótesis. En cualquier caso habla con tu médico si estás pensando en reconstruir tu mama. El te informará sobre tu caso concreto, qué resultados podrás obtener, los beneficios de la reconstrucción e incluso te podrá enseñar fotografías de mujeres que ya se han sometido a ella.

CONSEJOS

Casa y trabajo

  • Intentar realizar trabajos ligeros y de pequeños movimientos.
  • Descansar de vez en cuando.
  • En los trabajos caseros procurar llevar guantes.
  • Evitar heridas, sobreesfuerzos, el frío y el calor excesivos.
  • Cuidado con los objetos punzantes: cuchillos, agujas, etc. En caso de que te cortes, lávate enseguida cubriendo la herida con gasa estéril. Mantente atenta por si hay señales de infección.
  • Procura no lavar con agua excesivamente caliente.
  • Ten cuidado al manejar hornos calientes. Procura evitar quemaduras mientras cocinas o planchas.
  • Emplea el brazo del lado no operado para colgar bolsas o paquetes.
  • Emplea el dedal para coser y guantes para hacer jardinería.
  • Usa productos que repelan para evitar mordeduras y picazones de insectos.
  • Trata de volver, lo más rápido posible a tu vida normal, con todas sus actividades, eso sí, descansando siempre que te encuentres cansada.
Cuerpo y vestido

  • Máxima limpieza y cuidado meticuloso de la piel.
  • Cuidado al cortarse las uñas. No cortarse las cutículas.
  • Cuando te bañes o duches, hazlo con golpecitos suaves sobre el pecho, no frotes la zona de incisión. Los baños y las duchas serán con agua templada.
  • No son recomendables la sauna ni el solarium.
  • Evita las quemaduras de sol. Sigue atentamente las instruciones de tu médico respecto a la exposición al sol.
  • Utiliza una afeitadora eléctrica o cremas depilatorias para tus axilas en lugar de una cuchilla.

Ello reducirá el riesgo de cortes y arañazos.

  • Evita las prendas muy ajustadas que te opriman el brazo.
  • Procura no llevar reloj, pulseras o anillos en el brazo afectado pero si has de hacerlo, evita que te opriman.
  • No uses sujetadores con aros. Los tirantes no deben clavarse en los hombros ni en el pecho.
Nutrición

  • Consumir bebidas alcohólicas con moderación. Es recomendable no superar los 20/30 g. diarios. Por sexos, las mujeres no deberían sobrepasar un máximo de 20 grs. diarios, en los hombres el límite queda en 30 g. al día.
  • Comer un mínimo de 25-30 g de fibra al día.
  • Reducir la ingesta de grasas por debajo del 30% de calorías totales diarias.
  • Moderar el consumo de determinadas conservas (ahumados, adobados y salados).
  • Comer regularmente frutas, verduras y hortalizas.
  • Consumir productos ricos en antioxidantes (destacando las vitaminas A, C y E).
  • Evitar el exceso de peso e incorporar ejercicio físico a la vida diaria.

Mejorar algunos hábitos alimentarios:

  • Utilizar aceite de oliva virgen en crudo.
  • Evitar las comidas rápidas con gran cantidad de grasas.
  • Consumir con moderación la sal en las comidas.
  • Evitar los precocinados, golosinas, aperitivos y repostería.
  • Lavar las frutas y verduras antes de comerlas para eliminar residuos de pesticidas artificiales.
  • Utilizar las especias de hierbas y zumo de limón para sazonar los alimentos, evitando así las mantequillas, mayonesas y salsas en general.
Salud y deporte

Cuando la herida haya cicatrizado debidamente (tu médico te lo dirá), podrás conseguir un “pecho falso” llamado prótesis. La prótesis ha de tener el mismo tamaño, forma y peso que tu pecho sano. Podrás usarlo con vestidos, trajes de noche e incluso bañador. De este modo solucionarás el problema de tu apariencia externa.

Es importante que escojas la prótesis y el sujetador que más te convengan. Tómate el tiempo que necesites y asegúrate de que estás cómoda y satisfecha con ambos. Tu marido o una amiga pueden acompañarte. Ellos te ofrecerán el apoyo que necesitas.

Recuerda que la Asociación también puede aconsejarte en la elección de la prótesis a través de alguna socia y/o voluntaria.

Evita movimientos de retroceso del hombro del brazo afectado. Si tienes alguna duda consulta con tu médico aquellos deportes que puedes practicar.

La natación es un buen deporte, así como los ejercicios de gimnasia en general. Caminar o dar paseos es un buen ejercicio y asequibles a cualquier forma física o edad.

Dos consejos prácticos

  • Lo primero y más difícil: aceptar tu estado actual. No te sientas avergonzada ni disminuida.

Es verdad que has perdido una parte de tu cuerpo y esto es doloroso. Pero aún conservas tu feminidad. El amor y comprensión de tu familia y amigos te ayudarán enormemente, pero es responsabilidad tuya adaptarte a tu propio modo de vida.

  • Tu propia actitud será la que adopten aquellos que te rodean. No crees un problema que sin duda no existe en aquellos que te aman. De tu actitud dependerá la suya. Si tú te aceptas tal y como estás, ellos también lo harán. Pero si dejas que te invadan la rebelión y la vergüenza, ellos lo sentirán, sufrirán y no podrán darte la ayuda necesaria.